Fitz Roy logra subir y bajar 1500 metros sin protección

El estadounidense Jim Reynolds, de 25 años, consiguió escalar y luego descender el muro de granito del cerro Fitz Roy, en la Patagonia argentina, sin ayuda de cuerdas u otras herramientas.

Subió solo con la ayuda de sus pies y sus manos, sin cuerdas, ni clavos, los últimos 1500 metros hasta llegar a la cima del cerro Fitz Roy y al llegar descendió del mismo modo y por la misma ruta, sin cuerdas, sin artilugios, y, así, marcó un hito en la historia de la escalada.

Reynolds, trabaja como rescatista en el Parque Nacional Yosemite en los Estados Unidos y pasó tres meses en El Chaltén, donde forjó amigos, estudió sus posibles escaladas y también se sumó a los rescates de escaladores en el cordón montañoso.

Antes de los 1500 metros en solitario del Fitz Roy, el joven escaló con la misma técnica dos rutas más sobre las agujas Rafael Juárez y Saint-Exupéry.

«Tengo un gran agradecimiento a todas las personas que han sido parte de mi viaje, ahora y a lo largo de los años. Gran amor por las comunidades de El Chaltén, Yosemite, Obispo y Trinidad», escribió en su perfil de Facebook el escalador días después de la proeza.

La aventura de Honnold, considerada la mas grande en la historia de la escalada en solitario libre, requirió años de preparación y puso en escena una actividad desconocida fuera de ámbito del montañismo.

«Para mí, mi arte es la combinación de nuestra humanidad con el esplendor de la naturaleza cruda. No creo que la escalada tenga que ser egoísta. Es para llenar mi taza de alegría tan repleta que se desborda al resto del mundo. Es una manera de reunir la positividad de las montañas y traer de vuelta para compartir entre la gente».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías