Trump da crédito a Vladimir Putin por encima de CIA.

El presidente Donald Trump dio ayer más credibilidad a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que a sus propios servicios de inteligencia con respecto a la supuesta injerencia de Rusia, en la cumbre de Helsinki.

Al final de la cumbre realizada en la capital de Finlandia, en la que ambos mandatarios anunciaron una nueva era en las relaciones Ruso-Estadounidenses, llamado “Rusiagate” eclipsó el resto de los temas en la agenda y evidenció de nuevo la brecha entre Trump y sus propias agencias de inteligencia.

El tema llego sin rodeos por parte de un periodista estadounidense, quien pregunto a Trump si confiaba en las agencias inteligentes de EUA que concluyeron que si hubo injerencia rusa en los comicios, a lo que el Presidente respondió :

“Me dijeron (las agencias de inteligencia) que creen que fue Rusia. Y el presidente Putin me acaba de decir que no es Rusia. Diré lo siguiente: no veo ninguna razón por la que debería serlo”.

No era la primera vez que Trump ponía la negativa de Putin por encima de las garantías de su propio Gobierno, pero el hecho de que esta vez lo hiciera en público, y de pie a su lado, desató una tormenta política en EE UU.

Porque, además, Trump aprovechó para arremeter de nuevo contra la investigación que dirige el fiscal Robert Mueller, un “desastre” que identificó como la causa de la división entre Washington y Moscú. Legisladores estadounidenses de ambos partidos se llevaron las manos a la cabeza y el republicano Jeff Flake consideró “una vergüenza” que Trump crea antes a Putin que al FBI.

No en vano Putin aprovechó el final del Mundial que se disputó en su país para entregar a Trump un balón oficial del torneo, en un gesto con el quiso ilustrar que, en el caso de la guerra de Siria, la pelota está ahora “en el tejado” de Washington, que plantea ya la retirada de sus tropas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories