Civiles retuvieron a militares en Michoacán en oleada de violencia

Este domingo, pobladores del municipio de La Huacana en Michoacán desarmaron y retuvieron a miembros del ejército.
Los hechos ocurrieron en medio de una semana especialmente violenta en la zona.
Este lunes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la llegada de la Guardia Nacional a la entidad.

“Suelten las armas, suelten las armas”, ordenaron civiles a elementos del Ejército en La Huacana, Michoacán, a quienes mantuvieron retenidos este domingo para presionar a sus mandos a devolverles el armamento que les fue decomisado.

En redes sociales circularon videos del momento en el que al menos 10 militares fueron sometidos y obligados a replegarse hacia una pared para entregar sus armas.

En otra grabación aparece un soldado con un teléfono en mano reportándole aparentemente a su superior que los pobladores exigían el armamento y una camioneta que presuntamente les fueron confiscadas este mismo fin de semana.

Después, uno de los civiles toma la llamada y ordena:

“Quiero todas las armas, quiero que me las mandes en un carro particular a La Huacana. Somos el pueblo, no somos gente armada. Tú sabes cuáles son las armas (…) Aquí están todos tus muchachos y no se van a ir hasta que traigan las armas… No están en cuestión de pedir nada, aquí están los muchachos y vieras las caras que tienen (…) No estamos jugando, quiero las armas”, advierte.

Después de varias horas de negociación, los uniformados fueron liberados, según reportó la prensa local.

Hasta el momento, el Ejército no se ha referido a estos hechos.

Durante la madrugada del domingo, supuestos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) realizaran dos ataques contra policías municipales de Zamora.

El comando ingresó a la ciudad a bordo de al menos 24 camionetas rotuladas con las iniciales CJNG, y dejaron constancia de ello en un video que hicieron circular en redes sociales.

Después, alrededor de las 3:30 horas, cometieron el primer ataque contra una patrulla en la que viajaban tres policías; dos de ellos murieron mientras recibían atención médica.

En la segunda agresión fueron baleadas varias unidades municipales; el saldo fue de dos uniformados muertos y nueve heridos (entre ellos dos civiles).

En las redes sociales de, el alcalde de Zamora, Martín Zamaguey, pidió a la población mantener la calma y “no tomar riesgos innecesarios.

“A nuestros elementos de seguridad les pedimos que no pierdan fuerza, y que tengan la certeza de que hay un gobierno que los respalda. Sigamos haciendo nuestro trabajo, que es servir a los zamoranos”, agregó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories