¿Estos son los cubrebocas del futuro? Tienes que checarlos

¿Estos son los cubrebocas del futuro? Tienes que checarlos

¿Estos son los cubrebocas del futuro? Tienes que checarlos

El uso de cubrebocas se extiende en todos los rincones del mundo y ahora la tecnología busca hacerles mejoras.

La historia comienza con Marc Benioff, el director ejecutivo de la compañía de computación en la nube Salesforce, cuando veía los MTV Video Music Awards del verano pasado.

Para ser específicos, veía a Will.i.am, el rapero, empresario y miembro fundador de los Black Eyed Peas, bailar con mucho entusiasmo por todo el escenario mientras usaba lo que parecía un híbrido entre una máscara antigás y un casco espacial extraterrestre. Así que llamó a Will.i.am, cuyo nombre verdadero es William Adams y que ha sido un asistente habitual a la conferencia tecnológica Dreamforce de Salesforce desde 2010, y le preguntó qué era lo que tenía en la cara.

Will.i.am dijo que era una idea que traía en mente. Así que Benioff le dijo a Will.i.am que debería hablar con Darius Adamczyk, el director ejecutivo de Honeywell, la corporación multinacional que ha sido la encargada de fabricar millones de cubrebocas N95 durante el año pasado. Benioff los presentó y el resultado de esa conversación se lanzó al mercado el jueves.

Después del cubrebocas quirúrgico, el hecho en casa y el de diseñador, llega la mascarilla inteligente.

Es una nueva categoría”, dijo Will Lange, director comercial para equipo personal de protección de Honeywell.

Llamada Xupermask y elaborada con silicona y tela elástica a los lados, es un proyecto conjunto entre Will.i.am y Honeywell. Se adapta de manera cómoda y ajustada a la parte inferior de la cara y posee tres ventiladores de doble velocidad, un sistema de filtración Honeywell HEPA (que la compañía es cautelosa al decir que no es de calidad médica), así como audífonos con cancelación de ruido, ledes para la noche, batería recargable y funcionalidad Bluetooth. Te permite reproducir música y hacer llamadas telefónicas, tiene un sello sobre la nariz para evitar que los anteojos se empañen y hace que el portador luzca como algo parecido a un rinoceronte guerrero de ciencia ficción.

NO ES EXACTAMENTE ALGO SUTIL

La mascarilla cuesta 299 dólares, que es un precio muy alto para un simple cubrebocas, pero es el precio promedio de unos audífonos de gama alta con cancelación de ruido (más baratos que los de Sony y Bose, más caros que los de Apple). El diseño es de Jose Fernandez , el diseñador de vestuario de Hollywood que creó los trajes espaciales para SpaceX de Elon Musk y trabajó en las producciones de las películas “Pantera Negra”, “Los Vengadores” y “X-Men 2”. Se vende de forma directa al consumidor, al estilo de los lanzamientos de la industria de la moda.

En otras palabras, es una apuesta a que la cultura de la moda urbana adoptará la mascarilla. Al ser lanzada cuando las vacunas son distribuidas de manera más extensa y en el momento en que estados como Texas, Indiana y Misisipi flexibilizan las medidas de contención que hacían obligatorio el uso de cubrebocas, el estreno representa el futuro de las mascarillas o aún otro fracaso de la unión de las industrias de la tecnología y la moda.

Vivimos en tiempos de ciencia ficción”, dijo Will.i.am. La pandemia, comentó, “parece sacada de una maldita película. Pero usamos cubrebocas de las películas de ayer. Así que quería hacer una mascarilla que se ajuste a la era en la que estamos”.

Esto significa, en parte, aprender la lección de las zapatillas deportivas. (Bueno, y del teléfono inteligente. ¡De las zapatillas deportivas y del teléfono inteligente combinados!).

Después de todo, ¿qué son los zapatos si no equipo protector para los pies?, dijo Will.i.am. Simplemente hemos olvidado que ese era su propósito original porque los zapatos se han convertido en una forma de expresión propia. No podrías, señaló, “entrar a un centro comercial, a un restaurante o subir a un avión sin los zapatos puestos”, de la misma manera en la que se supone que no debes ir a ninguno de esos lugares sin una mascarilla. “Pero no tienes que decirle a nadie que se calce los zapatos”, dijo. Entonces, si puedes hacer que un cubrebocas sirva para el mismo propósito (o para múltiples propósitos), tú ganas.

Will.i.am habló mediante Zoom desde su cuartel general en Los Ángeles, un espacio que se compone de un escenario de sonido, un estudio de grabación, su Laboratorio Fabuloso (donde hace los prototipos) y ahora su equipo de Xupermask.

A Will.i.am se le ocurrió la idea para la Xupermask en marzo pasado, justo antes de su cumpleaños número 45, cuando estaba en el Reino Unido grabando “The Voice” (programa en el que ha sido juez durante diez años) y Europa comenzaba a entrar en los confinamientos. “Me preocupaba no poder entrar a Estados Unidos e incluso si podía ingresar, sobre estar en un avión”, dijo. Así que le habló a su equipo de materiales y les dijo que se pusieran a trabajar.

Ha estado entrando y saliendo de la industria de la tecnología desde que ayudó a fundar Beats Electronics en 2006. En 2014, desarrolló una reloj inteligente de moda llamado Puls y en 2016 creó audífonos de moda que puedes usar alrededor de tu cuello como joyería (Naomi Campbell y Kendall Jenner fueron embajadoras), pero ninguno de los productos fue realmente exitoso (se argumenta que nada en el mercado de los ponibles es exactamente un producto que despegue rápido). A él no le importa. Le encanta la investigación y el desarrollo.

Pienso que F significa formación, no fracaso”, dijo.

No obstante, ahora cuenta con el poderoso respaldo de Honeywell y los planes para colaboraciones relacionadas con la Xupermask con artistas y otras marcas. (No da nombres, aunque sí comentó sobre cuánto le encantó la colaboración entre North Face y Gucci). Además, él de verdad piensa que los cubrebocas llegaron para quedarse un tiempo (si así lo confirma la historia reciente).

El [síndrome respiratorio agudo grave] SRAG ocurrió en Japón y el sureste asiático y lo superaron, pero todavía usan mascarillas”, dijo, al indicar que lo mismo podría suceder en Occidente, especialmente porque los cubrebocas parecen haber ayudado a limitar también los casos de influenza. En cualquier caso, sin importar lo que pasa en tierra, espera que las mascarillas en los aviones sean la nueva norma. “Eso es lo que estoy escuchando”, afirmó.

Parece que Will.i.am puede decir, como una canción de la agrupación a la que pertenece, “I gotta feeling” (tengo un presentimiento).

Con información de Excélsior

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories