Reducir consumo de grasas en la alimentación previene dislipidemias

Reducir consumo de grasas en la alimentación previene dislipidemias

Reducir consumo de grasas en la alimentación previene dislipidemias

La dislipidemia no presenta síntomas, pero si complicaciones en la salud, tales como infartos cerebrales, la pancreatitis aguda o enfermedades coronarias

A raíz de los factores sociales que han afectado la salud de las y los potosinos durante la temporada de pandemia, los Servicios de salud del Estado hacen un llamado para evitar el sedentarismo y el consumo alto en grasas, debido a que esta situación puede causar aumento de peso, alza en el colesterol y triglicéridos. 

Esta situación favorece la aparición de dislipidemias, lo que es definido técnicamente como la concentración de colesterol y lípidos en la sangre, condición que se encuentra asociada al desarrollo de una gran cantidad de padecimientos crónico degenerativos como obesidad, hipertensión, diabetes mellitus, infarto agudo al miocardio, eventos vasculares cerebrales u otros, los cuales están implicados en una diminución en el tiempo y calidad de vida de pacientes que los padecen.

Existen ciertos tipos de dislipidemia cuyo origen puede ser hereditario, aunque buena parte de las causas se asocian con el comportamiento de hábitos poco adecuados y dietas nada saludables. El sedentarismo, las dietas ricas en grasas o el tabaquismo, son factores de riesgo importantes para acabar desarrollando la enfermedad además que de forma secundaria, también pueden aparecer enfermedades como la diabetes, el hipotiroidismo o la obesidad.

No suele presentar ninguna sintomatología, en sí es una enfermedad asintomática. Su detección, por desgracia, se da cuando la enfermedad ya se encuentra en una etapa avanzada, manifestándose entonces los síntomas derivados de las complicaciones asociadas a la enfermedad, entre los más graves destacan: los infartos cerebrales, la pancreatitis aguda o las enfermedades coronarias.

Las visitas periódicas al médico con los oportunos controles, junto a un estilo de vida donde se lleve a cabo un ejercicio regular, se prescinda del tabaco y se cuide la dieta, serán los comportamientos preventivos que sin duda revertirán favorablemente en la salud y disminuirán el riesgo de contraer dislipidemia. 

Es preferible sustituir todo tipo de grasas animales por aceite de oliva, aguacates o almendras como fuente alternativa, así como reducir el consumo de alcohol o prescindir del mismo también favorece su prevención.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories